Miley Cyrus explica su gusto por las mujeres mientras posa desnuda

La cantante asegura que se cuestiona su sexualidad.

Miley Cyrus no se guarda nada. Excepto la ropa que parece haber quedado escondida para siempre en su armario.

La cantante de 22 años se quitó todo y posó desnuda para la portada y el interior de la revista Paper. Su cuerpo quedó apenas acompañado por un poco de pintura.

En la entrevista, Miley habla de dos temas que la apasionan: equidad social y sexual.

Tras haber lanzado recientemente Happy Hippie Foundation, que está diseñada para recaudar fondos y generar conciencia acerca de los problemas de los jóvenes sin hogar y gays, Cyrus explica que sintió que estaba obligada a hacer algo luego de la muerte de Leelah Alcorn

“No podemos seguir dándonos cuenta tarde de estos chicos”, asegura.

Algo que suele molestarle es cómo resultó su vida en términos económicos por lo que por eso se dedica tanto a ayudar a otros.

“No puedo pasearme en mi pu** Porsche y no hacer algo”, sostiene. “Lo veo todos los días: La gente en sus Bentleys y Rolls Royce y sus Ubers pasando por al lado de veteranos de guerra que pelearon por nuestro país, o de mujeres que han sido violadas”.

“Hice un show durante dos noches consecutivas hace poco y me ponía pegatinas en los pezones. Estoy allí con mis pechos afuera, vestida como una mariposa. ¿Por qué es eso justo? ¿Cómo soy tan afortunada?”, cuenta.

Mostrar sus senos no es algo novedoso para la cantante o sus fans. Suele hacerlo practicamente a diario en su cuenta de Instagram y lo hace en todas estas fotos. Le cuenta a la revista que solía despertarse de niña y pasear en su bicicleta llena de tierra. Su libre espíritu la ha llevado a cuestionarse su propia sexualidad, lo cual no tiene límites.

“Estoy literalmente abierta a cualquier cosa que sea consentida y no involucre animales. Todo lo que sea legal. Estoy con eso. Estoy con cualquier adulto que tenga más de 18 años y quiera amarme”, admite. “No me relaciono con ser una niña o un niño, y no me interesa que mi pareja sea niño o niña”.

Incluso, recuerda el momento en el que le contó a su madre que ve a las mujeres como ve a los hombres.

“Le dije que admiraba a las mujeres de una manera distinta. Me preguntó a qué me refería. Y dije que las amaba, como amo a los chicos”, relató. “Y fue tan difícil para ella entender. No quería que yo fuera juzgada y no quería que yo me fuera al infierno. Ella cree en mí más que en cualquier dios. Simplemente le pedí que me aceptara, y lo hizo”.

“Mientras no lastimes a nadie, tus decisiones no son decisiones”Fuente: EOnline



Page 1 of 11